fbpx
Top

Iris y Begonya se conocieron en la universidad y el pasado 2020, tras la cuarentena dieron el “Si quiero”, rodeadas de sus familiares y amigos.

“Qué decir del días más bonito y feliz de nuestras vidas. Salió un día perfecto y soleado. El día anterior cené Mcdonald’s para quitarme los nervios (siempre hay una excusa) y dormimos cada una en casa de sus familias. Al despertar, el día que tantos meses llevábamos esperando llegó y yo no me lo creía”.

Me trataron como una auténtica princesa peinándome y maquillándome. Mi familia me acompañó mientras me preparaba y yo estaba en un sueño. Me moría de ganas de ver a Begonya allí porque ninguna de las dos sabíamos cómo iba vestida la otra. Una furgo wolkswagen me llevó hasta la Masía junto a mi padre y abuelas, yo estaba muerta de nervios”.

“Una vez llegamos y baje de la furgoneta, camino a la ceremonia, todo fue de película. La decoración era más bonita de lo que jamás hubiera imaginado y todo estaba perfecto”.

Disfrutamos al máximo y exprimimos cada minuto del día con los nuestros. La
ceremonia fue de lo más emotiva y lloramos todos. El cóctel, entregar los detalles a
nuestras familias, las sorpresas, bailar, reír, comer, abrazar, llorar…en definitiva, una bomba de emociones que no me quitaron la sonrisa en todo el día. Pasó el día volando y volvería a vivirlo cientos de millones de veces más.

Menos mal que tenemos fotos increíblemente preciosas y un vídeo mágico con el que recordar el día tan tan increíble que vivimos”.

Fue un placer acompañarla en un día tan especial y como nos cuenta Iris; Conocí a princesas de Paloma Barba gracias a una amiga que se casaba en el mismo año y os había elegido. Quería alguien que me maquillara y peinara a la vez y además que fuera a domicilio. Estuve investigando un poco y lo que acabó de enamorarme, para ser sincera, es que Paloma Barba había trabajado mucho con Sofía Ellar, que me encanta. Y entonces, no tuve dudas“.

“El trato que recibí desde el principio, siendo tan cercanas y amables me ha hecho sentir una auténtica princesa desde el principio. Además, abrió su salón de autor a la vez que la contacté y fue una suerte, porque he podido hacerme varios tratamientos de piel y cabello antes de la boda y han sido lo más. Tiene un salón precioso con grandes profesionales (María o Alberto que son los que más he conocido)”. Millones de gracias Iris, eres maravillosa y no podemos estar más felices. Nos encantó compartir un día tan especial con vosotras y esperamos verte pronto por nuestro salón.

“No hubo pedida de mano como tal y mira que oportunidades no han faltado jaja pero teníamos claro que queríamos casarnos en 2020 y soñábamos con eso desde hacía años. Así que no era sorpresa para ninguna de las dos porque lo teníamos en boca casi a diario. Begonya me hizo una nota muy bonita (muy a su estilo) cuando ya teníamos fecha para la boda en la que ponía: “Bienamada Iris, ¿Te parece bien que el día 09/10/2020 continúe todo como está establecido? Espero confirmación. Saludos cordiales” acompañada de un conjunto de collar y pulsera de Aristocrazy, A destacar todo el año de preparación de la boda porque ha sido muy especial elegir cada detalle que formó el gran día a pesar de la incertidumbre y malos ratos que hemos pasado por todo el tema del coronavirus. No sabíamos si finalmente se celebraría pero nuestra ilusión venció y salió todo bien. Nos sentimos muy afortunadas de haber podido celebrar un día tan especial con toda nuestros seres queridos. El día de la boda civil, una semana antes (el 2/10) también lo recordaré con mucha ilusión porque fue en petit comité con la familia cercana y disfrutamos mucho”.

De su día destaca varios momentos que le hicieron muy feliz; “Sin duda, la entrada a la ceremonia del brazo de mi padre será inolvidable. Venía en la furgoneta con los nervios a flor de piel, bajar, ver a todos nuestros seres queridos allí y al final del camino a Begonya fue mágico, me emocioné mucho”.

“Otro de los momentos más íntimos fue en una pequeña escapada que hicimos para tomar unas fotos en la entrada de la Masia con el Cadillac después de la ceremonia. Begonya y yo estábamos solas con Fany (la fotógrafa) y Mou (el videógrafo), y pudimos liberar tensiones bailando al son de la música que sonaba en el Cadillac. Nos vino genial para relajarnos y disfrutar de nuestro momento”.

Sin olvidar a su grupo de amigos; “que nos hizo el baile de “You are the wonder I want” de la película de Grease, una sorpresa que nos encantó”.

Lugar de la boda: Masía Ninyerola.
Catering: Catering Noray
Fotógrafa: Estefanía Fredes.
Videógrafo: Moureallifefilms
Decoración boda: Hydrie arte y flores
Vestido Iris: Pronovias
Zapatos Iris: LomaShoes
Traje Begonya y zapatos: Seligra
Alianzas: Joyalia
Joyería Iris: Swarovski
-Detalles y accesorios (batas, perchas, regalos, etc): LovelyCouple y ThisisKool.
Fotomatón: Risbox
Coches: Sauclass

Post a Comment

Descubre tendencias, consejos y novedades sobre las Princesas de Paloma directamente en tu correo

v

At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos qui blanditiis praesentium voluptatum.