Cuando tienes la oportunidad de trabajar junto a uno de los grandes te sientes muy pequeña. Pero a la vez tienes esa increíble sensación de sentirte inspirada y con ganas de crecer más y más. Es una motivación enorme para seguir aprendiendo y seguir avanzando.

Y así es como me sentí trabajando junto a Patrick Cameron, el rey de los pelos largos. Sus manos vuelan literalmente cuando hace sus peinados. No se por que, pero consigue que los peinados más difíciles parezcan fáciles.

Verlo en directo fue increíble, no sólo es un crack haciendo peinados, sino que es muy divertido y tiene ese punto de locura tan genial.

Cuando me llamaron para trabajar con él, me sentí muy emocionada, trabajar codo con codo con profesionales a los que admiras es una oportunidad no sólo para crecer, sino para darte cuenta de lo mucho que queda por aprender aún llevando más de 10 años trabajando en ello.

Yo fui la encargada de maquillar a las modelos que más tarde formaron parte del desfile de peinados y del show en directo de Patrick. Y no fue fácil, mis compañeras y yo teníamos el tiempo muy marcado para maquillar a cada una de las modelos, y los tiempos se controlan muchísimo en los desfiles, así que había que cumplirlos a rajatabla, nada de retrasos.

Además coincidí con una gran amiga y profesional, Aina Vela, que estuvo maquillando conmigo a las modelos. Y luego tuvimos la oportunidad de asistir al show de Patrick, y fue increíble verle peinar en directo a las modelos. Ahora entiendo porque dicen que “con un estornudo Patrick Cameron hace un rizo” jajaja.

Sus manos son pura magia, y no podía hacer otra cosa que mirarle con la boca abierta e intentar aprender todo lo que pude.

 

Fue un fin de semana muy muy intenso.

El día de antes del desfile me lo pasé entero en la feria de maquillaje de Barcelona maquillando un bodypainting en directo en el stand de la Stick Art Studio. Así que como imaginas no fue una experiencia relajada tampoco. Aunque me cargó mucho las pilas los comentarios tan geniales que recibí.

Y pese a que estaba agotada del día anterior, aproveché y disfruté muchísimo de la experiencia con Patrick y el resto del equipo.

¡Un día para repetir sin duda!