Nervios nervios nervios, eso es lo que sientes conforme se va acercando el gran día B. ¡Qué poquito queda ya! Una emoción inmensa recorre tu corazón mientras piensas que ya queda muy poco para dar el “Sí, quiero”.

Ya lo tienes todo preparado: el vestido, la maquilladora, la cita con el fotógrafo, los tiempos medidos al dedillo, pero aún así no puedes evitar repasarlo todo una y otra vez y te encuentras a ti misma a cada rato contando las horas que quedan para llegar al altar. Quieres llegar relajada al gran día, pero piensas que va a ser imposible.

Por eso, si los nervios empiezan a apoderarse de ti, este post te va a venir perfecto, porque te traemos 5 rutinas de belleza para que las hagas la noche antes de la boda, para que llegues radiante a tu gran día, como debe ser.

Sé que es difícil, pero lo más importante es que te relajes, intentes pensar lo menos posible y prepares sobre todo tu piel y tu pelo para que estén radiantes al día siguiente. Por eso, estoy segura que estos consejos te van a encantar. Ya verás como mimarte un poquito te va a ayudar mucho.

1 Dáte un baño relajante

Ahora lo más importante es relajarse y dejar de pensar, liberar las tensiones de tu cuerpo. ¿Y qué mejor para conseguirlo que un largo baño relajante? Consigue una buena bomba de baño, de las buenas, te lo mereces, mejor si tiene ingredientes que mimen tu piel y un aroma que te guste. Puedes acompañar tu baño con música relajante y unas velas, es lo típico, pero de verdad ayuda a que te olvides del resto del mundo mientras disfrutas de tu baño.

2 Lava tu pelo y aplica tu mascarilla favorita

Para que tu pelo esté limpio, hidratado y bien bonito es imprescindible que te laves el pelo el día de antes. Y para que quede perfecto, puedes seguir este ritual, conseguirás nutrir tu pelo sin apelmazarlo. Primero, lava tu pelo como de costumbre con tu champú favorito. Segundo, utiliza una mascarilla hidratante, pero esta vez, déjala actuar al menos 30 minutos, para que nutra a fondo (puedes dejártela puesta mientras te relajas durante tu baño). Tercero, vuelve a lavarte el pelo, siempre es importante lavarlo dos veces, pero si te lo lavas después de aplicarte la mascarilla, ayudarás a que tu pelo quede menos pesado.

Ya verás que siguiendo estas instrucciones notarás la diferencia.

3 Aplícate una mascarilla hidratante

La piel del rostro es uno de los factores más importantes para tener un maquillaje de 10. Por eso, tenerla hidratada y limpia es importantísimo para conseguir una buena base para el maquillaje al día siguiente. Para limpiarla no te aconsejamos exfoliarla, corres el peligro de irritar tu piel y que te salgan rojeces, por eso es mucho mejor que limpies tu piel con un limpiador suave y te apliques una buena mascarilla.

Y para que consigas una piel suave y luminosa, te traigo la receta de mascarilla casera perfecta.

Para prepararla bate una clara de huevo, y mézclala con la mitad de un plátano, dos hojitas de menta y una cucharadita de miel. Cuando veas que has conseguido una pasta uniforme, puedes aplicártela sobre tu piel limpia. Dejas que actúe durante unos 15 minutos y te la retiras con agua templada.

Ya verás como inmediatamente notas tu piel mucho más jugosa y suave. Te va a encantar, porque además huele de maravilla.

4 Hidrata mucho tus labios y manos

Los labios suelen ser una de las partes más descuidadas de nuestro rostro. Por eso Paloma siempre hace mucho hincapié en que sus princesas los hidraten profundamente para conseguir que el pintalabios se vea mucho más bonito y tenga una mayor duración.

Por eso, para tener unos labios perfectos, suaves y jugosos al día siguiente te recomendamos que los exfolies y los hidrates en profundidad. Para exfoliarlos, simplemente mezcla un poco de miel con azúcar y frótalo con tus dedos haciendo círculos sobre tus labios durante unos 3 minutos. Después, aplícate una buena cantidad de cacao de labios o bálsamo antes de acostarte.

Tendrás unos labios perfectos para dar ese gran primer beso.

Tampoco querrás que tus manos se vean secas y agrietadas, y ya sabes que con el frío, las manos son una de las zonas que más sufre. Por eso, es importante aplicarte crema de manos todos los días, pero como rutina de emergencia la noche antes de la boda, puedes ponerte mucha crema en tus manos y cubrirlas con unos guantes de algodón. Ya verás como a la mañana siguiente las notas mucho más suaves e hidratadas.

5 Utiliza una crema fría en el contorno de ojos

Los ojos son una de las partes en las que más se suelen fijar de la novia, ya que reflejan muchísimo lo que siente en cada momento. Por eso, el miedo de muchas novias es que sus ojos se vean amenazados por las temibles ojeras.

La zona de los ojos es mucho más sensible que el resto de piel del rostro y por eso necesitan un producto más especial. Por eso te recomendamos que te hagas con una buena crema de ojos y la guardes en la nevera, la combinación de la crema con el frío reducirá muchísimo la hinchazón. Aplícatela antes de acostarte y ya verás como te levantas con unos ojos descansados y listos para conquistar.

Consejo extra: medita y vete a dormir prontito

El mejor consejo que podemos darte para la noche antes de la boda es que desconectes. Olvídate de las RRSS y de tu móvil y dedícate sólo a ti. Ya tienes todo listo, así que despreocúpate, y sólo preocúpate por disfrutar al máximo de tu gran día.

Y para desconectar, uno de mis ejercicios favoritos es meditar. Date 15 minutos para vaciar tu mente.  Respira lento y profundo, y lleva tu mente a viajar a tu lugar favorito. Cada vez que te vuelva un pensamiento de tu boda, evita pensar en él, concéntrate en tu respiración y simplemente deja tu mente en blanco o visualiza un paisaje relajante. Ya verás como tu ansiedad va desapareciendo poco a poco.

Y por último, ya sabes que dormir es una de las cosas que más te va a ayudar para estar guapa, con energía y afrontar el día con una buena actitud. Por eso, el mejor consejo es que te vayas a dormir prontito junto a un té relajante calentito. Te ayudará a descansar como una auténtica princesa.

Ya verás como si sigues estos consejos vas a conseguir relajarte y a sentirte mucho mejor. Son cosas sencillas, por eso no pierdes nada por probarlas. Te has ganado una tarde mimándote y pensando en ti.

¡Ya verás como todo sale perfecto!

Fuente de la receta de mascarilla, aquí.