fbpx
Top
Miradas cómplices tras el Sí quiero.

“El día de nuestra boda fue el más bonito de nuestra vida hasta el día de hoy. Todo salió perfecto. Tal y como siempre lo había soñado”. Comenzamos el artículo de hoy con estas palabras de Marta, una novia que derrochaba estilo y elegancia en su gran día.

Robin y Marta se conocieron casualmente, aunque nosotros creemos que fue más bien cosa del destino. Fue un domingo lluvioso de febrero. Yo por aquel entonces trabajaba de azafata de eventos y aunque ese fin de semana no me tocaba trabajar, tuve que cubrir una baja repartiendo cerveza gratis en un torneo de pádel, al que casualmente asistió Robin con sus amigos”. Y allí se vieron por primera vez. Desde aquel momento no paramos de hablar, de preguntarnos ambos por nuestra vida, por lo que hacíamos, lo que habíamos estudiado…”. “Cuando me tocó levantarme a repartir cervezas, salí fuera a por más latas y Robin cogió un paraguas y salió a ayudarme. No se separó de mí en toda la tarde. Para mí, la verdad, es que fue un flechazo y no quería que la cosa se quedara en una anécdota”. Y así fue…
Hay trenes que solo pasan una vez y no podemos dejarlos pasar. Y de esto sabe mucho Robin, que no quiso dejar escapar al amor de su vida, y en el verano de 2019, le pidió la mano a Marta. “No me la esperaba para nada, fue en la cala Benirrás con la puesta de sol y los tambores de fondo. Nosotros desde que nos conocemos solemos ir en verano a Ibiza unos días porque es que nos encanta la isla. Esa noche nos pusimos guapos para ir a cenar y antes fuimos a ver la puesta de sol.  Tras el atardecer, volviendo hacia el coche alejados un poco de la gente me dijo “súbete ahí a esa montaña y te hago una foto”. Y yo le decía “¿ahí para qué? ¿qué me vas a sacar ahí si solo hay árboles?”. Y conforme me subí, me giré y sacó el anillo diciéndome “¿qué te voy a sacar? ¡el anillo!, ¿quieres casarte conmigo?”. Y yo me quedé muy sorprendida, pero emocionada y feliz. Era tal y como yo lo había soñado, y él me conoce muy bien”. Y así comenzó la aventura de su gran día. 
El día comenzó en la masía Aldamar a dónde nos desplazamos para acompañar a Marta. “Amaneció un día precioso y soleado, nos dirigimos a la Masía donde Paloma ya me estaba esperando. Mis amigas, junto a mi madre, estaban junto a mí en los preparativos de ese día. Yo estuve tranquila en todo momento, y estuve controlando que todo estuviera a punto, aunque contaba con un equipazo para que todo saliera perfecto“.
Nos encantó compartir con ella los momentos previos al Sí quiero, y es que hay novias que se quedan para siempre con nosotros. “Estoy super contenta de cómo me maquillo Paloma, es la mejor. Desde el momento que me hizo la prueba en su salón, acertó totalmente. Quedé super satisfecha con el resultado. Tanto ella como su equipo son unas profesionales. Maquillaron a toda mi familia y amigas y estaban todas radiantes. Les volvería a elegir sin duda. Su trato es muy cercano y siempre estaban atentas en todo momento a mis peticiones. ¡Son un amor!”. 
Nuestra Princesa derrocha estilo a cada paso. La sencillez, la naturalidad y la elegancia era su sello, y lo transmitía en cada detalle de su look. Y es que, en muchas ocasiones, menos es más.
Y llegó el momento de reencontrarse con su futuro marido en el altar. “La ceremonia fue debajo de una arboleda. Contratamos un cuarteto de cuerda y piano y mi amiga Esther cantó unas canciones muy bonitas”. “La primera vez que vi a Robin esperándome y se cruzaron nuestras miradas, fue muy bonito y emocionante“.
Ya como marido y mujer, disfrutaron de un agradable aperitivo, amenizado por un grupo de flamenco y rumba. “Fue un acierto total, la gente se animó a bailar, y fue muy divertido“. 
Después, pasaron al banquete bajo la luz de la luna.La cena estuvo iluminada por un cielo estrellado que diseñaron en el jardín de la masía. Una auténtica pasada que, junto con la decoración floral, fue una auténtico sueño hecho realidad”.
La cena estuvo repleta de momentos muy especiales para las madres, los hermanos, y la abuela de Marta que, a sus 89 años, protagonizó un instante mágico. “Tocó su acordeón al final de la cena, eso fue muy emocionante”.
Después, Marta y su padre abrieron el baile para terminar con Robin. “Animamos mogollón y todo el mundo se unió al baile con nosotros”.
Y llegó el momento de darlo todo. Photocall, tatuador, música y la mejor compañía. No faltó detalle en la celebración. “Fue un verdadero exitazo, muchísima gente se quiso tatuar y eso es un recuerdo para toda la vida. Nosotros fuimos los primeros que nos tatuamos. Yo me tatué “for” y Robin, “ever”. 

Y eso les deseamos nosotros. Que su amor dure para siempre, y sean tan felices como lo fueron en este inolvidable día. Mil gracias por elegirnos y por compartir con nosotros este relato tan emocionante. ¡Enhorabuena pareja!

 

Maquillaje y peluquería: @princesasdepalomabarba
Decoración y organización: @eljardinandco
Espacio: @masiaaldamar
iluminación y sonido: @somosgentedebien
Traje novio: @blackcapevlc
Maestra de ceremonia: @merakiplan

Descubre tendencias, consejos y novedades sobre las Princesas de Paloma directamente en tu correo

v

At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos qui blanditiis praesentium voluptatum.