fbpx
Top

Ahí estás, en frente del mostrador de labiales, llevas ya medio antebrazo lleno de rayas de colores de probarte tantos colores y aún así no puedes decidirte. Al final haces una selección de tus 3 favoritos, y te decantas por el color que te parece más bonito (no sin antes sufrir por dejar los otros dos atrás). Pero horror, porque llegas a casa y cuando te lo aplicas en los labios, el color no se parece en NADA a como te habías esperado.

A mi esto solía pasarme muchísimo, mis amigas pueden dar fe, podía tirarme ahí un buen rato probando pintalabios, y al final terminar decidiéndome por el color que había leído que estaba en tendencia, o simplemente por el que más bonito me parecía. Y luego rezar para que el que había elegido, quedara igual de bien en mis labios.

Si todo esto que te he contado te suena, te va a venir de perlas el post de hoy, porque te voy a contar el truco para que sepas de antemano los colores en los que tienes que centrarte en cuando vayas a comprar un labial, y que cuando llegues a casa, no tengas que preocuparte, porque si sigues estas simples reglas, los colores que elijas te van a quedar bien seguro.

 

¿Cual es ese truco?

Pues tener en cuenta tu tono de piel y tu subtono.

Vale, puede que esto no sea un descubrimiento para ti, pero, si lo has leído/oido por ahí, y no lo has puesto en práctica, es hora de que lo entiendas y empieces a tenerlo en cuenta, y verás como el número de piropos que recibes por tu maquillaje aumentan.

Te lo digo por experiencia propia. Sigue leyendo y te olvidarás de tener que frotarte medio ante brazo para borrar muestras de pintalabios 😉

Tonos y subtonos, ¿cómo saber cuál es el mío?

Empecemos por lo fácil, los tonos de piel, podemos clasificar los tonos de piel principalmente en 3: claro, medio y oscuro.

El tono de piel puede cambiar durante el año. Normalmente en veranito, si vamos mucho a la playa, va subiendo el color, y lo solemos notar porque tenemos que utilizar un maquillaje más oscurito.

Este paso es fácil, normalmente todas tenemos claro como clasificar el tono de nuestra piel.

Pero, ¿qué ocurre con el subtono?

A diferencia de el tono de piel, el subtono no cambia a lo largo del año, siempre es el mismo. Este es el color al que tiende nuestra piel independientemente de si es más clara o oscura. El subtono, al igual que en los tonos, los podemos clasificar en 3: fríos (piel con color rosita), cálidos (piel con tono amarillo) y neutros (una mezcla de los anteriores).

Esto suele ser más dificilillo de clasificar. Hay gente en la que es obvio, pero si eres como yo y estás dudando, te cuento algún truquillo para saberlo.

Si buscas en google, te aparecen muchísimos métodos.

Tienes el de mirar las venas de tu muñeca: si son azules o moradas, tu subtono es frío; si se ven de color verde o amarillentas, tienes un subtono cálido; y si tienes una mezcla de los dos anteriores, pues neutro. Luego también tienes el método de las joyas de plata y de oro: probarte los dos colores, y dependiendo de el que veas que te sienta mejor tienes un subtono u otro. Si es la plata, subtono frío; y si es el oro, cálido; si no puedes decidirte, bienvenida al tono neutro.

Ahora bien, te voy a ser sincera, a mi no me sirvieron para….. mmm nada. ¿Sabes cuál fue mi prueba definitiva? Irme a un stand de maquillaje tipo MAC, y probarme una de sus bases en diferentes subtonos, y ahí lo sabes en seguida, porque el el que es el tuyo, se funde inmediatamente con tu piel.

¿Qué color me favorece?

Una vez que hayas averiguado cómo clasificar tu piel, te cuento qué colores te van a quedar de maravilla dependiendo de tu tono de piel, y si eres de subtono frío o cálido. Ya que si tienes un subtono neutro, te doy la enhorabuena, porque te van a favorecer la mayoría de los colores 🙂

Pieles claras

A las pieles claritas les sientan de maravilla los tonos más oscuritos, porque crean un contraste muy bonito. Los colores, si son muy claros, pueden perderse con el color de la piel, o crear un efecto aún más pálido. Así que opta por colores que tengan una intensidad media o fuerte.

Si tienes el subtono frío, te van a favorecer los colores con base morada o azul, como el tono cereza, que tan de moda está esta temporada, el fucsia, o los tonos fresa. También puedes irte a los rojos o granates, pero cuida que tengan un tonito más frío, así acertarás seguro.

Si tienes el subtono cálido, te van a sentar de maravilla los que tengan tonos anaranjados, ya que crearán harmonía con tu piel. Por ejemplo, el color mandarina, los rojos vivos, o el coral, ahora en verano quedan genial, y te van a favorecer un montón.

.

Pieles medias

Si tienes una piel que no es ni muy clara ni muy oscura, mi recomendación es que vayas a por los tonos nude, o medios. Porque si escoges uno muy oscuro, corres el peligro que te endurezca los rasgos. En esta gama tienes colores muy muy bonitos y resaltarán tu morenito ahora en verano.

Si tu piel es de tonalidad fría: Los nudes con tonos rositas te van a quedar ideales para el día a día. Pero si te apetece algo más arriesgado prueba con los rojos, los rosas, o un color cereza, en general los tonos vivos te van a ir genial.

Si tu piel es de tonalidad cálida: Atrévete con los nudes marrones, van a crear una harmonía con tu piel muy bonita, y serán tu look natural perfecto. Los colores con un tono anaranjado como el coral o los dorados y cobrizos también son algo que tienes que probar si aún no lo has hecho.

.

Pieles oscuras

Si tu piel es oscura, tu mejor aliado van a ser los labiales con pigmentación fuerte, ya que si escoges uno con poca pigmentación, corres el peligro de que casi no se te note. Busca colores oscuros y verás como triunfas, e intenta huir de los rosas o aquellos que tengan un acabado perlado, ya que no te favorecerán tanto.

Si tu piel es tirando a fría, mi consejo es que te hagas con un tono berenjena o cereza oscuro, se lleva muchísimo ahora miso y vas a triunfar seguro. Después, los marrones y rojos de tonalidad fría, también van a quedarte ideales.

En cambio, si tu piel es más bien cálida busca los tonos vino, granates o de tonalidad doradita. Y si quieres algo más natural en tonos nude, busca alguno que tenga un acabado marroncito cálido o dorado y verás como resalta tu piel un montón.

.

 

En el año 1915, cuando llegó el primer labial a nuestras vidas, todo era mucho más fácil, ya que sólo existía el mítico rouge. Pero ahora que tenemos cientos de colores para elegir, esperamos haberte hecho la vida un poquito más fácil a la hora de elegir tus tonos ideales. 

Y si tienes alguna duda, ya sabes que te esperamos en los comentarios, y estaremos encantadas de ayudarte a encontrar tu labial ideal.

 

Post a Comment

Descubre tendencias, consejos y novedades sobre las Princesas de Paloma directamente en tu correo

v

At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos qui blanditiis praesentium voluptatum.