La verdad, hemos perdido la cuenta de las veces que te hemos dicho que cuidar la piel del rostro es importantísimo. Y ya no sólo es para lucir un bonito maquillaje (que, para conseguirlo una piel cuidada es esencial), si no porque vas a sentirte mucho mejor. Y, te aseguro que si le dedicas unos minutos al día, tu piel te lo agradecerá muchísimo.

Es ahora en invierno cuando la piel más sufre. Ya sabes: calefacción, frío, mucha humedad, cambios de temperatura bruscos… Para evitar el frío nos ponemos abrigos, medias, guantes, gorros, pero ¿y la cara? Nuestro rostro es una de las partes más expuestas a todas las inclemencias del invierno, por eso es esencial que te acostumbres a llevar una buena rutina para cuidarla como se merece.

Reconozco que muchas de nosotras solemos tomar precauciones cuando ya es un poquito tarde. Si vemos que la piel se nos ha escamado un poco, entonces nos empezamos a poner crema hidratante, o, si vemos que nuestros labios se han cortado, es cuando utilizamos el bálsamo labial. Y cómo queremos que este año te pongas las pilas antes de que eso ocurra (o que ocurra otra vez) el post de esta semana lo hemos dedicado a darte 10 consejos que te van a ayudar muchísimo para que luzcas una piel preciosa este invierno.

 

1- Hidratación y protección solar

Escoger una buena hidratante facial es muy importante, será nuestra base todos los días. Y una hidratante específica para el rostro nos aportará muchos más beneficios que una hidratante para cualquier parte del cuerpo. Las cremas con vitamina C son de las mejores para hidratar y regenerar la piel.

Por otro lado, la protección solar no debe faltarte en tu neceser en cualquier época del año. Parece que en invierno el sol no haga tanto daño a nuestra piel, pero la radiación solar está ahí todo el año. El sol es el factor que más envejece la piel, y es una de las principales causas de las manchas y las arrugas. Y para prevenirlas, no hay nada mejor que utilizar una buena protección solar. El factor del protector solar dependerá de tu tipo de piel, pero se suele recomendar un factor spf 30 para asegurarnos una buena protección.

Por eso es importantísimo que cuando te apliques la hidratante, te apliques también un buen protector solar. Nosotras te recomendamos que te compres los productos por separados, ya que el efecto suele ser más efectivo. Y recuerda que debes ir aplicando el protector varias veces a lo largo del día, ya que el efecto desaparece a las 2 o 3h.

 

2- Aplicarte bálsamo labial todas las noches

No hay que olvidarse de nuestros labios. La piel de nuestros labios es muy muy fina, y por eso tiende a sufrir muchísimo. Además de que unos labios poco hidratados son muy molestos (quien no se ha pasado el día chupándose los labios con la lengua porque los notaba sequísimos).

Así que nuestra recomendación es que te apliques TODAS las noches el producto Eight Hour Cream Intensive Lip Repair Balm de Elizabeth Arden. Es uno de esos productos que os recomendamos como profesionales, simplemente porque nos encanta. Tiene todo lo necesario para reparar, hidratar y proteger tus labios.

Ya veréis que si os lo aplicáis durante varios días notaréis los labios más jugosos y con menos grietas, y cuando os los pintéis notaréis un efecto mucho más bonito y sedoso.

3- Limpieza facial 2 veces al día

Limpiar la cara sólo con agua no es suficiente. Es importantísimo que te hagas con una buena limpiadora facial, y que la utilices por las mañanas y por las noches, sobre todo después de quitarte el maquillaje, ya que es muy fácil que te queden restos si sólo utilizas un desmaquillante.

Limpiarnos la cara con un buen producto todos los días prevendrá las manchas, poros y granitos. Ojo, es muy importante que escojas una limpiadora facial adecuada a tu tipo de piel. Por ejemplo, si tienes la piel seca puedes hacerte con una que tenga ingredientes muy hidratantes, como son los aceites y las mantecas. En cambio, si tienes la piel mixta o grasa, te recomendamos que evites los aceites (por la posible aparición de granitos) y busques ingredientes astringentes como el limón, el té verde o la menta.

 

4- Hacerse un peeling regularmente

La piel de nuestro rostro se renueva continuamente, y el peeling lo que consigue es que esa renovación se haga de forma más rápida, con lo que consigues rejuvenecer la piel y eliminar rojeces, pequeñas marcas y manchitas e incluso arrugas superficiales. Lo recomendable es hacerlo una vez al mes en rostro y labios, y si es en un centro estético, mejor, ya que notarás muchísimo más los efectos y serán más duraderos que si decides hacerte uno casero.

En cualquier caso, exfoliar la piel es importantísimo para retirar las células muertas e impurezas y reactivar la microcirculación. Te recomendamos que la exfolies con un exfoliante ligero (puedes hacerte uno casero) todas las semanas, y ya verás como notas tu piel mucho más renovada y radiante.

 

5- Hidratante nocturna

La piel aprovecha la noche para regenerarse, por eso es el momento ideal para aplicar la crema hidratante, porque es más receptiva a los ingredientes de las cremas. La piel no deja de trabajar durante la noche, y de hecho, pierde 4 veces más agua que durante el día, por eso es muy importante que la ayudemos con una buena crema de noche.

¿Y que diferencia hay con la hidratante de día? Pues la función de las cremas de día es hidratar y proteger del sol, en cambio, las cremas de noche, suelen ser más ricas en ingredientes y principios activos, por lo que suelen ser cremas antiedad. Así que olvídate de utilizar la misma crema para el día y para la noche, porque cada una tiene su función y se adaptará a los ciclos de nuestra piel.

6- Contorno de ojos

Te hemos hablado de la importancia de hidratar la piel, pero el contorno de los ojos es una zona especial y muy delicada que requiere un producto específico. Ya te habrás dado cuenta de que cuando no descansas bien, la zona de los ojos es la primera en mostrar síntomas. Esto se debe a que su capacidad para hidratarse es mucho menor que la de cualquier otra zona, y es 10 veces más fina.

Las cremas específicas para ojos son esenciales, nos ayudarán en nuestra lucha contra las patas de gallo, pero además de prevenir arrugas, suelen llevar ingredientes como la cafeína, que reactiva la circulación sanguínea al rededor de nuestros ojos, y esto es ideal para que tratar las ojeras y las molestas bolsas. Si te lo aplicas todos los días ya verás como notas tu cara mucho más despierta y descansada.

 

7- Utiliza serum facial

El serum facial es el complemento perfecto para la crema hidratante, sobre todo si tienes la piel seca. Podríamos decir que se trata de una crema hidratante concentrada, pero ojo, eso no significa que si aplicamos serum nos olvidamos de la crema facial. La gran diferencia es dónde actúa cada uno de los productos. Como el serum tiene una textura mucho más ligera, penetra y actua en las capas más profundas de la piel, mientras que la crema sirve para hidratar las más superficiales. Pero lo mejor del serum, es, que al mantener las capas profundas hidratadas, multiplica y potencia los efectos de la crema.

El serum debe aplicarse en pequeña cantidad (por usar más no se notarán más sus efectos) una o dos veces al día, preferiblemente de noche. Se aplica después de limpiarnos la cara con la limpiadora y ANTES de la crema hidratante de día o de noche.

Si no sabes qué serum elegir, nosotras te recomendamos mucho el serum de Oxalis. Oxalis es una pequeña marca de cosméticos naturales, pero que elabora sus productos en laboratorios certificados, para que tengas todas las garantías de seguridad. Lo que más nos gusta de él, es que ilumina muchísimo la piel y da ese efecto de piel jugosa tan maravilloso, además, si lo aplicas antes del maquillaje ayuda a que se fije mejor.

 

8- Utiliza agua tibia

Sé que en el invierno apetece utilizar agua calentita, pero ojo, porque el agua muy caliente elimina los aceites naturales de la piel, resecando la piel y haciendo que segregue más grasa, lo que puede provocar que nos salgan más granitos, por eso es recomendable que utilices agua tibia.

Es cierto que el agua caliente nos sirve para abrir los poros, pero no es lo adecuado para limpiar la cara ni para retirar productos como las mascarillas. El agua fría sí que tiene muchos beneficios, pero ahora en invierno no es lo que más apetece, por eso el agua tibia es la mejor alternativa.

9- Mascarilla hidratante

Si quieres aportar aún más un extra de hidratación y nutrición a tu piel, las mascarillas son tu mejor aliado. Suelen utilizarse semanalmente o cada dos semanas para complementar a tu rutina diaria. Son muy muy concentradas, por eso, consiguen purificar, hidratar e iluminar la cara en solo unos minutos y sus efectos se notan enseguida.

Tienes muchísimos tipos de mascarillas, y es muy fácil hacerse una en casa con ingredientes naturales, así que no tienes excusa. Para aplicarla, lo ideal, para maximizar su efecto, es después de limpiar y exfoliar la piel, entonces, aplicas una capa generosa de mascarilla (evitando el contorno de los ojos) , y, después de retirarla (recuerda, con agua tibia), ya te aplicas tu serum, hidratante y contorno de ojos.

 

10- Bebe 2 litros de agua al día

Seguramente ya has escuchado esto millones de veces, pero no está de más que te lo recordemos, porque es importantísimo: beber mínimo 2 litros de agua al día tiene muchísimos beneficios, por supuesto también para la piel. El agua actúa como una hidratante, pero al contrario que las cremas, actúa de dentro hacia afuera. Nos ayudará a eliminar las toxinas y a tener una piel mucho más hidratada y con mas elasticidad.

Así que no hay excusas, no sólo por los beneficios para nuestra piel, sino en nuestra salud general, acostúmbrate a beber 2 litros diarios de agua.

 

 

Hasta aquí los 10 consejos para tener una piel 10 este invierno. Seguramente algunos ya los conocías, pero tal vez por pereza no los estés haciendo, así que ahora que cambiamos de año, ¿qué mejor época para empezar a crear nuevos hábitos para cuidarnos un poquito?

Además, encontrar esos minutos de relax, para cuidarte, y dedicar tiempo para ti, no tiene precio.

Ya nos contarás que tal te han ido los consejos 😉