Como nos gustan las bodas de famosos, y sobre todo si son tan peculiares como la de Kaley Cuoco, que nos ha dejado una inspiración que vale oro, y nos ha enseñado que dejar que tu personalidad sea la estrella de tu look, no falla nunca.

Y es que la boda entre Kaley y Karl Cook no fue lo que podemos llamar “la tipica boda”, empezando por el look de Kaley (amor total, ahora te lo cuento todo) y terminando por el lugar de la celebración: un establo. Sí sí, un establo con caballos de verdad.

La actriz y el jinete profesional (y heredero multimillonario) se comprometieron hace 6 mesecitos en una cena romántica durante el 32 cumpleaños de Kaley, que incluyó un súper anillo con un diamante enorme.

Y fue el pasado sábado 30 de Junio cuando por fin celebraron la íntima boda entre amigos y familiares, en un establo, como te decía.

Sí, había muchos caballos, ya que es la gran afición que comparten ambos, pero no te alarmes, porque decoraron el establo con una decoración rústica preciosa, que incluía muchísimas rosas, globos, y arreglos florales por doquier.

Pero el mundo ecuestre y los caballos en particular no fueron los únicos animales que aparecieron en su boda, según palabras de Kaley “Lo único que quería era estar rodeada de nuestros animales. Nada me haría más feliz.”, así que ni cortos ni perezosos se trajeron a sus perros, Norman y Tank Cook, para que formaran parte de la ceremonia.

Y también para que recogieran los regalos de los invitados, que en lugar de ser para los novios, fueron donaciones destinadas a una protectora de animales, Paw Works, haciendo gala de su pasión por los animales.

La ceremonia estuvo llena de toques especiales, como el momento en el que recitaron sus votos personales, o el hecho de que la hermana de Kaley, Briana, oficiara la ceremonia. Tienes varios videos preciosos tanto en el Isntagram de ella, como el de él.

Pero ahora hablemos del look de la novia, que sé que lo estás deseando.

Kaley caminó por el altar con un vestido con capa firmado por Reem Acra totalmente customizado, que costó, ojo al dato, más de 400h de crear.

No sé que me gustó más, si el vestido princesa de escote corazón con cientos de flores bordadas que lo cubrían de los pies a la cabeza, o la increíble capa atada al cuello con la que combinó el vestido, y que tenía el mismo estampado floral.

¿Qué opinas tú?, porque yo creo que me pido uno entero igualito.

Pero todo lo que se gastó en el vestido, lo escatimó con el maquillaje. Ya que según la revista People, la maquilladora Jamie Greenberg, sólo utilizó productos de maquillaje valorados en total en 51$. Vamos un look al alcance de cualquiera.

No te preocupes que te cuento todos los detalles y productos del look.

Para preparar la piel empezaron con los parches para las ojeras Skyn Iceland Hydro Cool Firming Eye Gels, que tan famosos se han hecho entre las celebrities. Siguieron con la base de maquillaje Cover FX para dejar la piel de la novia perfecta.

Para los ojos utilizaron una sencilla sombra rosita junto con el eyeliner Nourishing Eyeliner de Burt’s Bees en el tono Soft Black, y la máscara de pestañas de la misma marca. Completaron el look con unas pestañas postizas muy sencillitas, las Ardell Studio Effects Demi Wispies.

Para los labios hubo 3 pasos. Primero un bálsamo labial de la marca Burt’s Bees para preparar la piel, llamado All-Weather SPF 15 Moisturizing Lip Balm.

Segundo, crearon una base nude con un lápiz de labios mate de la misma marca que el bálsamo, para darle más duración al pintalabios y crear una base uniforme, en el tono Sedona Sands.

Y tercero, para acabar, aplicaron un pintalabios líquido, también de la misma marca, en el tono Niagara Nude para darle ese toque extra de color y brillo, (que ya sabes que el efecto brillo en los labios ha vuelto pisando fuerte).

Y no podemos pasar sin hablar del romantiquísimo recogido. Un moño bajo deshecho con mechones sueltos con ondas al agua y decorado con un tocado de cristales (muy parecido a los nuestros de la colección Shine), que sin duda la favorecía muchísimo y que iba de 10 con el vestido, ¿no crees?

Pero ese look no fue el único que la actriz nos enseñó, ya que después de la ceremonia, se cambió a un mono de encaje con transparencias y pronunciado escote de pico, ceñido a la cintura con un cinturón joya, y confeccionado por Tadashi Shoji.

Un atuendo que no podemos negar que va mucho más con la personalidad jovial y extrovertida de la novia, y que le permitió bailar hasta la madrugada como pudimos comprobar por los videos que subió a sus stories.

Para este look más informal y juguetón, se decantó con una coleta alta repeinada, que sin duda era perfecta para darlo todo sin que el pelo le molestase.

 

 

Para mi estaba guapísima con los 2 looks. El primero me enamoró perdidamente, esa combinación de vestido y capa tan increíblemente romántica, pero he de reconocer, que el el segundo lo veo mucho mas ella, y aunque no sea fan de los monos, a Kaley le quedaba simplemente ideal.

No me extraña que esta boda haya dado tanto que hablar en las RRSS, porque nos ha dejado un montón de inspiración valiosísima.

Ahora sólo queda esperar la parejita sea muy muy feliz, y que pronto nos deleiten con más fotos (en cuanto las tenga te las pondré en nuestro Instagram).

Y a ti, ¿qué look te ha gustado más?, ¿o te quedas con los caballos?