El veranito es la época preferida por muchas de nosotras. Playa, piscina, vacaciones, solecito…. pero también es una de las estaciones que más daña nuestra piel y nuestro pelo, y el sol que tanto nos gusta es el principal causante de ello. Así que hoy tocan consejos y trucos para mantener tu piel y tu cabello como nuevos durante estos meses.

El verano es para disfrutar, relajarnos de nuestra rutina diaria, y divertirnos. Pero también es la época de mas calor y una en las que más agresiones externas sufrimos: cloro, sal, calor, sudor, largas exposiciones al sol, cambios de humedad causadas por los aires acondicionados…. por ello es importante que nuestra piel y nuestro pelo reciban unos cuidados especiales, tanto de hidratación como de protección y reparación.

Cuando estamos mucho tiempo bajo el sol, conseguimos que nuestro cabello se deshidrate y que nuestra piel pierda elasticidad, notamos la piel más seca y el pelo más áspero. Pero no sólo hay que tener cuidado con el sol, también el cloro y la sal del mar nos obligan a tomar medidas de protección si queremos frenar los daños que causan.

Por eso hoy vengo a proponerte una rutina ideal para que termines el verano más guapa que nunca. Y de paso te voy a contar unos trucos muy fáciles de hacer que seguro que te van a encantar. ¿Los vemos?

Cómo cuidar nuestra piel

Sí que es cierto que solemos prestar más atención a la piel durante el verano, utilizamos protectores solares y cremas hidratantes, pero muchas veces no es suficiente, y eso se traduce en deshidratación y lesiones propias causadas por el sol.

Y es que el sol, además de aportarnos vitaminas también causa lesiones en nuestra piel, siendo dos las principales: aumenta la pigmentación, causando manchas marrones, e incrementa el espesor de la epidermis, que tapona los orificios de salida de la grasa. Y por supuesto, también hace que el  nivel de agua en nuestra piel descienda, causando una deshidratación que a parte de ser muy molesta por tener una piel reseca y tirante, también favorece la aparición de arrugas y un envejecimiento prematuro de la piel.

Para evitar todo esto, es importante utilizar protectores solares de los buenos, y tras un día en la playa, en la piscina, o si hemos estado mucho tiempo al sol, es importante que hidratemos y regeneremos nuestra piel. Por ejemplo, aplicando una buena capa de crema hidratante, y si notamos la piel muy seca, podemos incluso aplicar un aceite corporal con la piel aún mojada después de una ducha preferiblemente con agua fría o tibia.

Pero no sólo de cremas vive la piel, la alimentación también es importante para mantener una piel sana y con buen aspecto. Beber mucha agua, al menos dos litros diarios, ayuda a eliminar las toxinas y nos mantiene hidratadas. También las proteínas, las sales minerales como el zinc y el magnesio o las vitaminas A, B y C son buenísimas para mantener la piel bonita. Por ejemplo, un buen zumo de naranja y zanahoria, combinado con un una ensalada con pollo y frutos secos, ayudarán a restaurar la piel dañada además de estar riquísimos.

Y si no hemos prevenido y ya hemos sufrido una de las tan temidas quemaduras solares, lo mejor para tratarlas: el aloe vera. Alivia la quemazón y refresca la piel, y además acelera el proceso de creación de nuevas células. Pruébalo y verás como notas un alivio inmediato.

 

Los cuidados para nuestro pelo

Pelo reseco, encrespado y con falta de brillo son síntomas que todas sufrimos durante el verano, especialmente si vamos mucho a la playa o a la piscina y más aún si tenemos el pelo tintado. El agua salada y el cloro, hacen que el pelo pierda sus propiedades elásticas, y como solemos lavarlo más habitualmente y peinarlo tanto, se vuelve frágil y quebradizo. Por otra parte, los rayos ultravioleta también afectan mucho a la elasticidad del cabello, por eso es importantísimo que cada vez que volvamos de la playa o la piscina, lavemos bien el pelo, preferiblemente con agua fría, para retirar los restos de arena, sal y cloro, que tanto secan el pelo. Y además, aplicar algún producto que sea especialmente hidratante.

También es muy recomendable utilizar protectores solares especiales para cabello, busca alguno en spray, son muy cómodos de utilizar y protegerán muchísimo tu cabello de las agresiones del sol. Y por desgracia, tendrás que reducir también el uso de secadores, planchas y tenacillas, que quiebran muchísimo más el pelo, y más ahora en verano que el pelo está mucho más sensible. Pero puedes conseguir looks muy naturales y favorecedores sin necesidad de calor, por ejemplo, enrollando el cabello húmedo y dejándolo secar al aire conseguirás unas ondas surferas geniales.

Y si eres amante de los remedios naturales y caseros como nosotras, te voy a dar dos recetas de mascarillas que te van a encantar, te recomiendo que las apliques una vez a la semana y verás como notas los resultados y lucirás una melena increíble:

  • Para dar un brillo increíble a tu pelo y un extra se nutrición, mezcla dos cucharadas de aceite de coco y dos cucharadas de aceite de oliva, aplica la mezcla sobre el pelo húmedo y déjala actuar durante 30 minutitos. Luego aclara con mucha agua. ¡Ojo con los aceites de pelo en verano!, hacen el mismo efecto que el aceite para la piel cuando estás al sol, así que corres el riesgo de quemarlo.
  • Para nutrir un cabello extra seco y encrespado, mezclaremos un plátano y un aguacate, y al igual que con la mascarilla anterior, lo aplicamos sobre el cabello húmedo, lo dejamos actuar unos 20 minutos y lo aclaramos, eso si, preferiblemente con agua fría para sellar la cutícula.

La alimentación también hay que tenerla muy en cuenta para el cuidado del pelo. Al igual que con la piel, la vitamina C juega un papel reparador además de favorecer el crecimiento del pelo. Además de la vitamina C, igual de importantes son el hierro y las proteínas, por lo que un buen menú compuesto de espinacas, una rica ensalada de lentejas y fruta rica en vitamina C, devolverán el brillo y la elasticidad a nuestro pelo.

Ya ves que cuidar la piel y el pelo en verano va mucho más allá que un poco de protector solar y una mascarilla.

Yo por ejemplo siempre me suelo hacerme un kit protector cuando salgo de vacaciones. Suelo incluir protector solar para la piel y el pelo, una crema muy hidratante y alguna mascarilla extra hidratante para cuando me duche. Siempre puedes meterlo todo en botecitos más pequeños y llevarlo donde quiera que vayas. Es super cómodo y así me aseguro de lucir melenaza y mantener mi piel perfecta incluso aunque pase horas en la playa.

¿Te animas a poner en práctica estos consejos?