Cuando empiezas a planificar la boda, no son pocas las cosas que tienes que decidir: vestido, joyas, accesorios, lugar de la boda, menú, decoración de la mesa, música, ramo, traje del novio… en fin, muchísimas cosas. Pero no dejas que eso te desanime, ¿verdad? Porque tú estás deseando empezar a pensar en el estilo que tendrá tu boda soñada.

Y es ahí donde entran en acción los tableros de inspiración, o moodboards. Si no has visto uno nunca, seguramente te estarás preguntando, pero, ¿esto que es y para que me sirve? Te dejo una muestra aquí abajo, porque en los moodboards, más vale una imagen que mil palabras:

via thebusybeeevents

Un moodboard es una especie de collage que te va a servir de inspiración a lo largo del camino hasta tu boda, dándote a golpe de vista una imágen de tu tema principal, para que todos los elementos tengan una coherencia y un mismo estilo.

Esto se trata de crear un tablero donde reunir fotos, colores, texturas… que tengan una armonía que te inspiren y te ayuden a no desviarte de tu tema principal y del estilo que quieres para tu gran día, para que luego no te juntes con un ramo de estilo rústico y un vestido de estilo moderno que no peguen juntos, sólo porque te han parecido bonitos por separado.

Puedes hacerlo de forma física, o puedes utilizar Pinterest para crear un tablero digital y tenerlo ahí todo recogidito.

No solo te ayudará a definir el estilo de tu boda y a decidirte, si no que es muy entretenido hacerlo y luego puedes guardártelo de recuerdo 🙂 A nosotras nos encantan, yo, en concreto, enseñe a mis amigas a hacerse uno para sus propias bodas y quedaron encantadas y se los llevaban a todas partes a la hora de decidir.

Y hoy quiero enseñarte a ti para que puedas hacerte el tuyo propio. Yo te recomiendo que crees el tuyo al empezar a planificar la boda, te inspirará y te guiará en el proceso. Además aprovechas esa emoción y esa energía creativa que tienes cuando empiezas a planificar y recoger ideas.

Es fácil, divertido y además muy útil, ¡así que manos al tablero!

1- Escoge unas cuantas palabras claves

Esta parte se trata de escoger las palabras que van definir el estilo que tienes pensado para tu gran día. Palabras que transmitan cómo quieres que te hagan sentir los diferentes elementos, que emociones quieres transmitir a tus invitados, o que definan cómo te imaginas el día de tu boda. No te pases con las palabras, yo elegiría entre 5 o 7 máximo. Además, es genial si también le pones un título ya a tu futuro tablero.

Por ejemplo, si quiero crear una boda de estilo campestre, palabras que podría elegir son las siguientes: naturalidad, rústico, serenidad, flores silvestres y feminidad.

Y el título que podría ponerle: Volver a la tranquilidad del campo.

Ahora es momento de que te sientes y empieces a pensar en las palabras y título que guiarán tu tema, aunque estoy segura de que ya tienes una idea bastante aproximada de cómo quieres que sea 😉

2- Crea una paleta de colores

Una vez escogidas las palabras que definirán tu tema, es hora de pasar a los colores. Es verdad que muchas novias ya tienen claros los colores que quieren que predominen en su boda, pero si no es tu caso, te recomiendo la página Colourlovers donde encontrarás millones de paletas de colores preciosas que te inspirarán. O utilizar una foto que te transmita mucho con sus colores.

Tener los colores claros desde un principio te ayudará mucho a recopilar imágenes que tengan armonía entre ellas. No te preocupes mucho por los tonos, luego con las imágenes podrás terminar de decidirte del todo, ya que cuando veas los colores juntos, es cuando decidirás si combinan bien o no.

3- Empezar a recopilar las imágenes

¡Ahora viene la parte divertida! Es momento de que ojees entre tus revistas favoritas o abras el Pinterest y te pongas a buscar inspiración.

Es un momento increíble, porque empezarás a ver fotos maravillosas, colores que te inspirarán e ideas que te enamorarán y sentirás las mariposillas en el estómago de empezar a visualizar cómo será tu gran día. Puedes pasarte horas buscando imágenes, yo te recomiendo que crees un tablero de “ideas” y vayas metiendo ahí todo lo que sientas que te inspira y te transmite.

No es necesario que todas las fotos que escojas sean de “boda”, también puedes incluir fotos de paisajes, de decoración, de moda, texturas, flores…

Pero ojo con desviarte de tu tema principal. Utiliza las palabras clave, los colores y el título que has definido antes para guiarte, porque si no, es fácil que te pierdas entre tantas fotos bonitas y te vayas desviando poco a poco de tu idea inicial.

4- Filtra tu selección

Es hora de que crees un nuevo tablero “final” para que metas ahí las imágenes que más te gusten, que te transmitan, te emocionen y de verdad representen la idea de tu boda.

Yo te recomiendo que no tengas prisa, es más, es recomendable que dejes algún día de por medio. A veces, si dejas reposar tu decisión y vuelves a verla con una mirada fresca, es cuando más inspirada te vuelves y empiezas a ver cómo las imágenes van encajando unas con otras.

5- Creando el moodboard final

Una vez ya tienes las mejores fotos seleccionadas es hora de ponerlas juntas. ¿Cómo? Pues yo te recomiendo una herramienta muy sencilla, gratuita, y que me encanta para crear este tipo de collages: Canva.

Elige las 7 o 10 mejores fotos que mejor representen y conecten con ese título que escogiste al principio, y organízalas de forma que queden visualmente bonitas. No es necesario que seas una diseñadora para hacerlo, simplemente ves colocando las fotos y tu misma irás viendo cómo mejor encajan.

Te dejo aquí unos cuantos ejemplos para que te inpires:

.

Y ahora ya sí que sí tienes listo tu moodboard, puedes imprimírtelo o pasártelo al móvil y así y llevártelo siempre contigo. Será una fuente increíble de inspiración y te ayudará a no perderte, y a mantener una coherencia y armonía entre todo lo que vayas escogiendo para formar parte de tu boda.

El moodboard es la herramienta perfecta para poner en imágenes todas esas ideas maravillosas que te rondan la cabeza y darte claridad para tener esa boda única y llena de personalidad que siempre habías soñado. Así que, ¿a que esperas para empezar tu tablero?