¿Sabes esas semanas en las que te ves desbordada? Durante el día no has parado y llegas a casa echa polvo, sólo te apetece estar con tu querido sofá, y no hablemos de desmaquillarte… No, no estás sola, porque a mi me ha pasado muchísimas veces. Me iría a dormir tal cual entro por la puerta.

¿Y sabes que hago para recuperar la energía? Los domingos por la noche me los dedico a mí (aunque bueno, si la semana ha sido de las duras, siempre saco un ratito a mitad de semana), para mimarme un poquito.

Me encanta prepararme un baño caliente y aprovecho para ponerme una mascarilla facial que le de a mi piel esa vitalidad que ha perdido por el cansancio. Porque hay que reconocerlo, la piel es de las primeras cosas que se desgastan si la descuidas un poco: exceso de granitos por el estrés, falta de hidratación por los cambios de temperatura bruscos, pérdida de brillo, ojeras… Y claro, aunque te maquilles aún se nota, porque ya te hemos dicho muchísimas veces que una piel bien cuidada es esencial para tener un maquillaje perfecto.

En fin, que tú y tu piel os merecéis un homenaje, y por eso hoy te hemos preparado unas recetas de mascarillas caseras que te van a venir de maravilla.

Además son super fáciles de preparar y con ingredientes de esos que puedes encontrar en el super de la esquina.

¡Oye! Y desde aquí te decimos que no tienen nada que envidiarle a una mascarilla de un spa, porque encima son 100% naturales, y si le funcionaban a Cleopatra, a nosotras también.

1- Para cuando tu piel necesita un extra de hidratación

3 Ingredientes serán los que consigan hidratar tu piel y dejarla más suave que nunca: aguacate que con sus aceites hidrata muchísimo, cacao, como antioxidante natural y para dejar tu piel super suavecita, y miel, que es anti-bacteriana y además anti-inflamatoria.

¿Cómo prepararla?

1- Machaca un cuarto de aguacate en un bol.

2- Añade una cucharada de cacao en polvo y otra de miel. Mezcla todos los ingredientes.

3- Aplica la mascarilla en tu cara después de lavarla con jabón y secarla. Déjala actuar durante 10 minutos.

4- Aclara con agua tibia y aplica tu crema habitual.

Receta de marieclaire.com

.

2- Para cuando sientes tu piel grasa

Esta mascarilla va genial para matificar la piel grasa, y sólo necesitas 4 ingredientes super sencillos: avena, miel, aceite de oliva (sí sí aceite) y una yema de huevo.

Por una parte tienes la yema de huevo, que tiene un efecto limpiador increíble, y la miel que es antibacteriana y nos ayuda a mantener a raya el acné, y por otra parte la avena y el aceite de oliva, que suavizan la piel y la calman, para que no te quedes con esa sensación de tirantez tan molesta.

¿Cómo prepararla?

1- Mezcla en un bol una yema de huevo, una cucharada de miel, una cucharada de aceite de oliva, y 40 gramos de avena.

2- Aplícatelo sobre la piel limpia y seca durante 15-20 minutos.

3- Retíralo con agua tibia (ojo con la avena y las tuberías) y aplica tu crema habitual.

Receta de marieclaire.com

vía marieclarie.com

3- Para cuando quieres deshacerte de esos poros tan visibles

Esta mascarilla es increíble para cerrar esos molestos poros que nos suelen aparecer por la zona T y que muchas veces ni la base del maquillaje consigue tapar.

Esta nos encanta, porque puedes utilizarla antes de maquillarte y te dejará la piel perfecta para que te quede una base impecable.

¿Cuáles serán esos ingredientes que te ayudarán a conseguirlo? Clara de huevo, miel y zumo de limón. Por una parte la clara de huevo y la miel tienen propiedades astringentes que cerrarán los poros, y por otra parte la miel y su propiedad anti-bacteriana los limpiará mientras a la vez hidrata y no nos dejará con esa molesta tirantez que nos dejan los jabones para pieles grasas.

¿Cómo prepararla?

1- Mezcla en un bol 1 clara de huevo, una cucharada de miel, y un chorrito de zumo de limón.

2- Aplícatelo durante 5-10 minutos en la piel limpia, con un suave masaje, sobre todo en la zona T.

3- Aclara con agua fría, para mantener los poros cerrados, ponte tu hidratante diaria y ya estarás lista para maquillarte.

Receta de elle.com

.

4- Para cuando sientas que necesitas una sesión de Botox

¿Sabes que dicen que la banana es el Botox natural? Y por eso es la estrella de esta mascarilla. Las bananas tienen un montón de propiedades gracias a sus vitaminas (A, B y E) y al potasio, que tienen el poder de reducir la aparición de pequeñas arrugas y además aportan un brillo extra a tu piel que hace que parezca mucho más joven.

Pero además no vamos a dejar a la banana sola, porque vamos a añadirle yogur, que reduce la aparición de poros que envejecen nuestra piel, y zumo de naranja, que con su vitamina C revitaliza las células y la creación de colágeno y además ayuda a que las cremas se absorban mejor.

¿Cómo prepararla?

1- Mezcla en un bol 1 banana, 1 cucharada de zumo de naranja y una cucharada de yogurt (cuanto más porcentaje de grasa mejor).

2- Aplícatelo sobre la piel limpia y seca con un suave masaje. Déjalo actuar 15 minutos.

3- Retíralo con agua fría para mantener tus poros cerrados y aplícate tu crema habitual.

Receta de bellatory.com

.

5- Para cuando necesitas exfoliar los labios

Seguro que te ha pasado, te aplicas el pintalabios y el color no te queda uniforme y te salen pequeños pellejitos de piel que estropean el look. Pues eso se arregla super fácil exfoliándote los labios.

Para este exfoliante no necesitas más de 2 ingredientes: azúcar y miel. El azúcar es el que nos va a ayudar a retirar las células muertas evitando que nos salgan pielecitas, y la miel va a dejarte unos labios super hidratados que ayudaran a que quede el color precioso y uniforme.

¿Cómo prepararla?

1- Mezcla en un bol una cucharadita de miel y otra de azúcar.

2- Aplícate con un dedo la mezcla en los labios y masajéalos durante 1 minuto.

3- Aclárate con agua tibia.

4- Aplícate un bálsamo labial para tener unos labios extra jugosos.

.

Tips extra:

Te recomendamos utilizar estas mascarillas al menos una vez por semana, e incluso algunas de ellas a diario. Ya verás como tu piel te lo agradece y lo notas un montón.

Para aplicártelas puedes ponerte una capa fina mientras te haces un suave masaje, para que penetre mejor, y luego aplicarte el resto para crear una capa más gordita y dejarla reposar. Al ponértelas, evita la zona de los ojos y los labios, ya que son pieles mucho mas finas y sensibles.

Y ojo, al ser ingredientes naturales, y para que no pierdan sus propiedades, es recomendable que te apliques la mascarilla dentro de la hora siguiente a mezclar los ingredientes.

.

.

Bueno bueno, ya nos contarás cuando pruebes alguna de estas mascarillas. No sólo te van a venir genial para lucir una piel y un maquillaje increíbles, si no que dedicarte esos minutillos a mimarte te va a encantar.

Y si tienes un evento a la vuelta de la esquina, cuanto antes empieces, antes notarás los efectos de tener una piel radiante.