Por fin la novia entra a la iglesia, y todas las miradas se dirigen hacia ella. Ella sonríe tímidamente, todo lo que los nervios le dejan, pero nadie logra apreciarlo, pues su cara va cubierta por un delicado velo, que se extiende también por detrás de su vestido. Y, tras un largo suspiro, da un paso hacia el altar.

El velo ha vuelto. Estuvo desaparecido unas pocas temporadas, pero es algo tan clásico y característico de las novias que sabíamos que volvería.

Y sí, ha vuelto la forma clásica de llevarlo, es decir, cubriendo la cara, pero ese estilo ya lo hemos visto cientos de veces en las películas y en las fotos de la boda de nuestros padres.

Así que en este post hemos querido enseñarte 3 formas diferentes de llevarlo más allá de lo clásico, 3 formas que se presentan como nuevas tendencias. Y, si te apetece ser una novia de esas que arriesga para ganar, estamos segura que estos estilos te van a encantar.

1- Enganchado a un sombrero

Las pamelas, canotiers y sombreros han dejado de ser un complemento exclusivo para las invitadas (ojo por qué muy pronto sacaremos nuestra propia colección de sombreros). La tendencia la comenzó una de las novias que más tendencias ha creado en los últimos 40 años: Bianca Jagger en 1941.

Un sombrero es el toque innovador que puede convertir tu look de novia en un look con mucha actitud y elegancia. Pero lo mejor de todo es que es una forma muy versátil de llevar el velo. Puedes llevarlo con la cara tapada, cubriendo la pamela, o simplemente enganchado dejándolo caer por detrás. Así que una pamela o sombrero son ideales para llevar el velo como más te apetezca.

Es el accesorio perfecto para combinar con peinados menos clásicos, como las melenas sueltas o las coletas ladeadas.

.

2- Velo turbante

Sin duda tu esitlo perfecto si eres una novia bohemia. Se trata de llevar el velo en tu cabeza a modo de turbante y dejarlo caer por la parte de detrás. Con este velo puedes olvidarte de las peinetas y las tiaras, porque sólo te bastará tu melena o un recogido desenfadado para triunfar.

Es el estilo más retro de los 3, y, para mí, toman el relevo de los velos estilo pañuelo pirata. Y lo mejor, es que dependiendo del tejido que elijas para tu velo, conseguirás estilos muy diferentes.

Eso sí, te recomendamos no recargar el look con muchas joyas, ya que este tipo de velo ya es muy llamativo por si mismo, y puedes arriesgarte a sobrecargar el look.

.

3- Velo antifaz

Siempre nos gusta incluir apuestas más arriesgadas. Muchas tendencias parecen demasiado rompedoras, y luego se convierten en el boom del momento. ¿Creemos que pasará con el velo antifaz? Pues no lo sabemos. Pero desde luego es una apuesta que nos ha parecido muy rompedora y justo por eso nos ha encantado.

Se trata de un pequeño velo que prácticamente sólo cubre la parte de arriba de tu cara. Y no, no nos estamos refiriendo al velo de rejilla de toda la vida. Este velo está hecho de seda o tul, e incluso puede incluir encaje o algún brillante que lo haga aún más interesante. Es la versión atrevida y mini del clásico velo que cubre la cara de la novia.

La apuesta perfecta si quieres llevar tu cara cubierta, pero no quieres que el velo tape tu increíble vestido.

.

¿Te han gustado estas propuestas? ¿O eres más clásica y prefieres quedarte con el estilo más tradicional?

Al final, se trata de elegir el velo que te haya enamorado. Y si te apetece arriesgar, ¿por qué no? Al fin y al cabo es un día para que tu personalidad brille con tu look.